Llamada musulmana a la oración se transmitirá en el vecindario de Minneapolis

El llamado musulmán a la oración se transmitirá cinco veces al día en el vecindario Cedar-Riverside de Minneapolis, comenzando con el inicio del Ramadán esta semana y continuando hasta el final de la festividad religiosa en mayo.

Será la primera vez que se escuche en Minnesota el llamado a la oración, comúnmente transmitido desde mezquitas en naciones musulmanas.

Diseñado para alentar a los musulmanes a mantener una distancia segura durante un feriado típicamente marcado por la oración comunitaria, el acuerdo fue aprobado el martes por el alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, en colaboración con el Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas de Minnesota (CAIR) y la Mezquita Dar Al-Hijrah.

'En un momento en que el distanciamiento físico requiere que oremos separados, es responsabilidad de los líderes crear un sentido de unión donde podamos', dijo Frey en un comunicado de prensa. “Adhan [el llamado a la oración] brinda solidaridad y consuelo, los cuales son esenciales en tiempos de crisis”.

El vecindario de Cedar-Riverside es el hogar de una de las poblaciones más grandes de musulmanes estadounidenses en Minnesota. La mayoría son de países de África oriental como Somalia y Etiopía.

El imán Sharif Mohamed, de la mezquita Dar Al-Hijrah del vecindario, dijo que las transmisiones son una forma de recordar a los fieles que 'no están solos', incluso cuando han pasado semanas dentro de sus hogares.

“Esta es una reconexión, una tranquilidad, para darle a la gente la seguridad de que estamos contigo”, dijo Mohamed. 'Eso es lo que intentamos lograr'.



Si bien no es algo sin precedentes, la transmisión de las oraciones musulmanas en una ciudad de Estados Unidos es inusual, dijo Jaylani Hussein, director de CAIR-Minnesota. La ciudad de Dearborn, Michigan, ha permitido las transmisiones durante varios años, y la ciudad de Paterson, Nueva Jersey, aprobó una solicitud en marzo, según informes de prensa.

Minneapolis es un poco diferente, porque las oraciones se transmitirán en el corazón de una gran área metropolitana, dijo Hussein. El hilo común que une a las ciudades con las transmisiones es su gran número de residentes musulmanes, dijo.

'Esta es una oportunidad única', dijo Hussein. 'Es un recordatorio para todos de que estamos todos juntos en esta [pandemia]'.

Hussein reconoció que las transmisiones diarias podrían alimentar los sentimientos anti-musulmanes. Pero esos sentimientos ya existen, dijo.

Las transmisiones son una cuestión de libertad religiosa, dijo. Además, son una muestra pública de apoyo a la comunidad musulmana, en particular a los ancianos y enfermos que serán consolados por las transmisiones.

“Así como históricamente hemos permitido que las iglesias pidan oraciones usando una campana, esta es una continuación de la misma libertad que han tenido otras religiones”, dijo Hussein.

CAIR proporcionó los fondos para el equipo de audio que se utilizará para transmitir desde la mezquita. Las transmisiones comenzarán al amanecer y finalizarán al atardecer. Se extenderán hasta la noche del 23 de mayo, el final del Ramadán.