El expediente israelí sobre grupos de derechos humanos contiene poca evidencia

JERUSALÉN - Un expediente israelí confidencial que detalla supuestos vínculos entre grupos palestinos de derechos humanos y una organización terrorista designada internacionalmente contiene pocas pruebas concretas y no logró convencer a los países europeos de que dejaran de financiar a los grupos.

El documento de 74 páginas parece haber sido preparado por el servicio de seguridad interno Shin Bet de Israel y compartido con los gobiernos europeos en mayo. The Associated Press obtuvo el documento de la revista en línea +972, que fue la primera en informar al respecto, junto con el Local Call en hebreo. Israel puede tener pruebas adicionales que no se han hecho públicas.

El mes pasado, Israel designó a seis organizaciones de la sociedad civil palestina como grupos terroristas, diciendo que estaban vinculadas al Frente Popular para la Liberación de Palestina, un movimiento político laico de izquierda con un brazo armado que ha llevado a cabo ataques mortales contra israelíes. Israel y los países occidentales consideran al FPLP una organización terrorista.

Pero Israel aún tiene que tomar más medidas contra los grupos, que operan abiertamente en la ocupada Cisjordania. El Ministerio de Defensa y el Shin Bet no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Los seis grupos, algunos de los cuales tienen vínculos estrechos con grupos de derechos humanos en Israel y en el extranjero, niegan las acusaciones. Dicen que la designación de terror tiene como objetivo amordazar a los críticos de la ocupación militar israelí de medio siglo de territorios que los palestinos quieren para su futuro estado.

Los grupos designados son el grupo de derechos humanos Al-Haq, el grupo de derechos Addameer, Defence for Children International-Palestine, el Centro Bisan de Investigación y Desarrollo, la Unión de Comités de Mujeres Palestinas y la Unión de Comités de Trabajo Agrícola.

El expediente se basa casi en su totalidad en el interrogatorio de Said Abedat y Amru Hamudeh, quienes trabajaban como contables para la Unión de Comités de Salud, un grupo separado que fue ilegalizado en enero de 2020. Según los informes, ambos fueron despedidos en 2019 por malversación de fondos y luego detenidos por el Shin Bet. Sus abogados no pudieron ser contactados para hacer comentarios.



Ninguno parece haber trabajado nunca para las seis organizaciones ilegalizadas el mes pasado.

En extractos redactados de su interrogatorio por parte de las autoridades israelíes, alegan que las seis organizaciones son sucursales del PFLP, pero no proporcionan ninguna prueba más allá de nombrar a un puñado de presuntos miembros del PFLP empleados por los grupos. Sugieren que algunos de los empleados falsifiquen recibos para desviar los fondos de los donantes, pero no proporcionan pruebas ni dicen dónde se fue el dinero.

Hablando sobre el Sindicato de Comités de Trabajo Agrícola, uno de los seis, se cita a Abedat diciendo, 'hasta donde yo sé, esta organización está afiliada al PFLP'. Su 'estimación' es que la misma imprenta que lo ayudó a falsificar facturas también ayudó al otro grupo.

Incluso cuando describe su propio trabajo para desviar fondos al FPLP, Abedat no menciona actividades militantes. 'Financiamos actividades del PFLP, como actividades universitarias, financiación de heridos y enfermos para el PFLP, financiación de familias de mártires y prisioneros del PFLP', dijo.

Israel dice que el FPLP y otros grupos armados utilizan tales actividades para reclutar y adoctrinar a miembros y para brindar apoyo financiero a los militantes y sus familias.

El expediente también detalla varias facturas falsificadas, todas de la Unión de Comités de Salud. En un caso, Abedat dice: 'Calculo que este dinero se destinó a actividades del PFLP'. En los demás, no está claro a dónde fue el dinero o Abedat dice que se usó para cubrir las deudas de la UHC.

Varios funcionarios europeos han expresado su escepticismo sobre las acusaciones.

En una carta a los legisladores holandeses el 12 de mayo, la ministra de Relaciones Exteriores interina Sigrid Kaag dijo que la nueva información israelí sobre dos organizaciones palestinas que fueron financiadas indirectamente por Holanda 'no ofrece evidencia concreta de vínculos con el FPLP'.

Kaag reconoció que se sospechaba de dos ex empleados de la UAWC que habían recibido salarios de un proyecto financiado por los Países Bajos en un atentado mortal en agosto de 2019 en la Cisjordania ocupada que se atribuyó al FPLP. Dijo que el gobierno ya había suspendido los fondos para ese proyecto en espera de una investigación independiente.

La ministra de desarrollo de Bélgica dijo a una comisión parlamentaria en julio que su gobierno también investigó la información israelí recibida en mayo, pero no encontró 'evidencia material concreta de un posible fraude en las organizaciones asociadas'.

La ministra, Meryame Kitir, dijo que el gobierno también examinó las auditorías anuales de los grupos realizadas por firmas internacionales como Deloitte y PricewaterhouseCoopers sin encontrar irregularidades.

'Por lo tanto, no veo ninguna razón hoy para congelar los fondos, ni para que se lleven a cabo investigaciones externas adicionales', dijo.

El mes pasado, el ministro de Relaciones Exteriores de Irlanda, Simon Coveney, expresó su preocupación por la designación de terrorismo y dijo que las acusaciones anteriores contra las organizaciones de la sociedad civil palestina apoyadas por Irlanda y la UE 'no han sido fundamentadas'.

Los funcionarios de Shin Bet viajaron a Washington la semana pasada para informar a los funcionarios estadounidenses sobre la designación de terrorismo. Compartieron un resumen de su presentación con la AP que coincidía en gran medida con el expediente, incluidos extractos de los mismos interrogatorios, pero es posible que hayan compartido otras pruebas que se clasificaron. El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, se negó a comentar sobre esas discusiones o decir si Estados Unidos comparte la evaluación de Israel sobre los grupos palestinos.

NGO Monitor, un grupo pro-Israel que investiga organizaciones no gubernamentales palestinas, dice que ha identificado a 13, incluidos los seis atacados con la designación de terror y la UHC anteriormente prohibida, que en conjunto han empleado a más de 70 personas con vínculos con el PFLP.

Gerald Steinberg, director de la ONG Monitor, dijo que Israel centró su atención en la supuesta red después del ataque de agosto de 2019, que mató a una niña israelí de 17 años, y parece estar construyendo su caso.

'El HWC fue el primero. Están mirando para ver de dónde viene el dinero '', dijo a la AP. 'Identificamos organizaciones con a veces 10, 11, 12 personas en puestos superiores, en muchos casos los contables, los tesoreros, los miembros de la junta'.

Los críticos dicen que los grupos pro-Israel tienen como objetivo desacreditar a los activistas de los derechos palestinos para proteger a Israel de las críticas en organismos mundiales como la Corte Penal Internacional, que abrió una investigación en marzo sobre presuntos crímenes de guerra israelíes. Israel se opone profundamente a la investigación y considera que la CPI y otras organizaciones internacionales están predispuestas en su contra.

Michael Sfard, un destacado abogado israelí que a menudo representa a los palestinos, dijo que el expediente 'no equivale a absolutamente nada' cuando se trata de las seis organizaciones. Él está brindando representación legal a uno de los seis, Al-Haq, un grupo de derechos humanos fundado en 1979 que solo recibe una mención pasajera en el expediente.

Sfard dijo que los dos detenidos no pueden considerarse testigos confiables y que incluso si sus declaraciones se toman al pie de la letra, no prueban nada.

Todo es culpa por asociación. Incluso si es cierto que las personas que trabajan en ciertas organizaciones son operativos del PFLP, no se sigue que la organización en sí sea parte del PFLP ”, dijo.

'En todos los niveles, este documento de hecho muestra cuán débil es todo el caso contra estas seis organizaciones', agregó.

___

Los escritores de Associated Press Matthew Lee en Washington y Mike Corder en La Haya, Países Bajos, contribuyeron a este informe.