El pop-up navideño Mary's Christmas Palace debuta en el salón tiki de Psycho Suzi en Minneapolis

Navidad en ... ¿Octubre?

Con la apertura de una barra emergente con temática navideña en Psycho Suzi , el alocado salón tiki del noreste de Minneapolis entra en el espíritu navideño a principios de este año. Tres meses antes, de hecho.

Mary's Christmas Palace, que abrió el 1 de octubre y se extenderá hasta el 31 de diciembre, se entrega al lado kitsch del pasado navideño. Imagine adornos antiguos que no combinen, belenes resplandecientes, luces parpadeantes sin parar, kilómetros de guirnaldas de calcetines de tubo e incluso un tío borracho metafórico para avergonzar a toda la familia. Hay un menú de comida y bebida para combinar, con muchos guiños dobles y juegos de palabras en abundancia.

Piense en ello como su fiesta de vacaciones de oficina más atrevida, que, seamos sinceros, no va a celebrar este año.

'Los comediantes de restaurantes son una raza rara', dijo el gerente general de Psycho Suzi, Donny Nelson. 'Creemos que eso es lo que somos'.

La transformación del tiki tropical al ágil Polo Norte toma alrededor de tres días, pero 'nunca dejamos de aumentarlo', dijo Nelson. “La gente trae cosas como, 'Encontré este viejo molde de soplado'”. Brian Peterson • brian.peterson@startribune.com Psycho Suzi almacena contenedores y contenedores de decoraciones fuera del sitio en temporada baja.

Es un placer para el personal tanto como para los invitados.



'Los pequeños detalles son lo que me gusta', dijo Cassie Scheele, gerente general del restaurante hermano Betty Danger's Country Club, mientras colgaba adornos en una red de luces. “Crean el caos navideño”.

Mary’s Christmas Palace está de regreso para su tercera entrega; anteriormente corría en Betty Danger's, que se toma la temporada libre mientras su edificio está a la venta.

Con las medidas de seguridad necesarias para garantizar que Mary's cumpla con el coronavirus, no era una garantía de que el evento volvería este año en una nueva ubicación.

Las láminas de vinilo rodean la barra sin ascensor y las cuerdas de luz muestran el camino de un solo sentido. Los techos puntiagudos de fieltro cuelgan sobre las cabinas para crear espacios semiprivados que evocan las casas de pan de jengibre. Las puertas del garaje a la amplia terraza están abiertas y las fogatas están rugiendo para los huéspedes que prefieren sus festividades al aire libre y más heladas.

O con una vista a orillas del río de las cambiantes hojas otoñales.

De todos modos, ¿por qué esperar hasta finales de diciembre para poner un toque festivo a un 2020 que de otro modo sería sombrío?

“Comenzar temprano es una especie de hilaridad”, dijo Nelson. 'Pensamos que todos necesitaban un poco de alegría'.