Desde mantas hasta fundas para teléfonos, este diseñador de Minnesota crea 'arte contemporáneo Ojibwe para todos'

A menudo hay una fresa en los llamativos diseños florales que crea Sarah Agaton Howes.

Para la empresaria, maestra y organizadora comunitaria de Anishinaabe, la pequeña baya roja es una especie de firma, un símbolo de cómo intenta vivir su vida.

'Es lindo, pero tiene una historia, ¿sabes?' dijo Howes, miembro de Fond du Lac Nation. “La fresa siempre fue un hilo conductor en todo mi trabajo, porque la palabra en Ojibwe para fresa es ode'imin: 'oda' es tu corazón y 'min' es una baya. Tenemos todas estas historias sobre cómo guiar el camino de su corazón, vivir el camino de su corazón '.

Howes, que diseña mantas, joyas y fundas para teléfonos, nombró su negocio en línea después de la humilde fruta, llamándolo Baya del corazón .

En estos días, sin embargo, su alcance no es tan humilde.

Sus mantas de lana son los más vendidos para una empresa nacional, propiedad de nativos, Octava generación . Este otoño, publicó un libro de patrones de mocasines e incluyó un ensayo literario en una colección de University of Minnesota Press. Fundó un grupo de corredores para mujeres indígenas. Y cada vez que la vicegobernadora de Minnesota, Peggy Flanagan, se enfrenta a un día de trabajo particularmente difícil, se asegura de usar un par de 'aretes de poder' diseñados por Howes.

“Ella pone todo su ser y todo su corazón en todo lo que hace”, dijo Flanagan, miembro de la Nación de la Tierra Blanca y amiga de Howes desde hace mucho tiempo. “Así que ha sido divertido ver su increíble crecimiento y desarrollo. Creo que para muchos de nosotros es una inspiración '.



Más que bonitas flores

Howes es uno de los seis empresarios de las artes nativas seleccionados para participar en un proyecto nacional llamado 'Nativos inspirados' una iniciativa empresarial que también tiene como objetivo contrarrestar la apropiación cultural por parte de empresas no nativas que venden productos 'inspirados en los nativos'.

feria estatal de tim mcgraw mn

Fue creado por el fundador y director ejecutivo de Eighth Generation, Louie Gong, un artista de Nooksack que comenzó a vender zapatos de diseño personalizado que fabricaba en su sala de estar del estado de Washington.

El proyecto brinda a Howes y otros artistas nativos de todo el país capacitación en diseño de productos y comercio electrónico, y luego fabrica los productos que fabrican. Howes vende sus productos a través de su propio sitio Heart Berry, así como en el escaparate y la tienda en línea de Eighth Generation en Seattle.

“En Sarah, vi a un artista comprometido con la comunidad con una tremenda ética de trabajo que solo necesitaba algo de acceso al capital”, dijo Gong. 'Y lo más importante, el acceso a información que no existe en nuestras comunidades: información sobre cómo ganarse la vida con su arte cultural más allá de las piezas únicas'.

Howes, quien comenzó a aprender artes culturales de su familia y comunidad cuando era adolescente, diseña en la tradición de los motivos florales de Ojibwe, destacando medicinas y alimentos importantes y contando historias modernas de renovación.

“Vivo aquí en Fond du Lac en el norte de Minnesota, y tenemos muchas dificultades”, dijo. “Aquí tenemos mucha adicción, depresión, suicidio, todas las epidemias, ¿verdad? Lo que sea, lo tenemos. Pero la otra cara de eso, y el mundo en el que opero, la comunidad en la que trabajo y trato de construir, son las personas que están revitalizando el lenguaje y sembrando el lecho de arroz salvaje, y los corredores, todas estas increíbles personas anishinaabe que yo ver haciendo cosas increíbles todo el tiempo. A veces esa historia no se cuenta '.

Entonces Howes intenta contar esas historias en sus diseños, a través de tallos de arroz salvaje y fresas. En el centro de su manta de “Renovación” de color rojo y camel hay una flor de cornejo, que se usa para hacer tabaco tradicional para la oración.

“La idea es que en el centro de tu trabajo debe estar tu consideración o tu oración. Puedo tomar estas plantas, estas bonitas flores, y se convierte en un dispositivo para reforzar nuestros valores. Y para recordarnos adónde vamos y de dónde venimos ”, dijo.

Su trabajo también es para personas no nativas, dijo, un tema que aborda con franqueza en las preguntas frecuentes de su sitio web.

'No voy a hacer nada que sea ceremonial que no estaría bien que todos lo tuvieran', explicó. “Digo que mi trabajo es arte contemporáneo Ojibwe para todos”.

Incrustadas en sus diseños hay enseñanzas que pueden aplicarse a todos, dijo.

“A veces pensamos, como pueblos indígenas, que nuestros valores no se aplican a todos. Pero lo que es bueno para nosotros es bueno para todos ”, dijo. “A la gente le encanta el arte nativo en todas partes y, a menudo, son las empresas no nativas las que se benefician de nuestro arte. Así que esta es una gran oportunidad para decir: 'Oye, aquí está este arte nativo y un negocio nativo que lo está produciendo' '.

Una história de éxito

Antes de que Gong se acercara a ella hace cinco años, Howes era una madre que se quedaba en casa con dos hijos y hacía mocasines personalizados y joyas en su tiempo libre, reservando un lugar en la mesa para su trabajo con abalorios. Después de experimentar la muerte fetal de su primer hijo en 2005, encontró consuelo en el grupo de corredores que fundó y en sus tradiciones ancestrales.

Un ensayo que escribió sobre su pérdida fue seleccionado para elcomunicado de prensa reciente de la Universidad de Minnesota “¿A qué se honra a Dios aquí? Escritos sobre aborto espontáneo y pérdida infantil por y para mujeres nativas y mujeres de color '.

El primer producto que creó para el proyecto 'Inspired Native' fue un par de aretes de madera con su fresa característica. Su diseño fue luego cortado a máquina en madera y ensamblado en el estudio de Gong en Seattle. Ahora, está vendiendo 20 artículos diferentes a través de la Octava Generación, que Gong vendió recientemente a la Tribu Snoqualmie, permaneciendo como CEO.

'En ese momento, realmente no creo haber pensado qué tan lejos llegaría', dijo Howes. “Realmente no tenía muchos modelos para negocios nativos exitosos. Así que pensé: 'Haremos estos aretes y luego seguiré haciendo lo que he estado haciendo todo este tiempo, empujando aretes en los estacionamientos con gente y luchando por sobrevivir' '.

Ahora, sus días son muy diferentes, a pesar de que todavía se las arregla para encajar en una carrera larga semanal con su Kwe Pack.

“Las cosas han crecido tanto que, como, este es mi trabajo real”, dijo Howes, quien ha contratado a dos empleados a tiempo parcial para su negocio en crecimiento.

Continúa haciendo mocasines con cuentas y consiguió una residencia en la Sociedad Histórica de Minnesota para investigar y escribir su libro sobre patrones de mocasines. 'Nookomis Obagijigan (regalo de la abuela)', que fue lanzado este otoño.

Cuando empezaron a colaborar en una línea de mantas de lana, Howes le contó a Gong una historia que le encanta volver a contar.

“Cuando recibió su primer envío de mantas a la reserva, llegó en una camioneta. Y fue la primera vez, por alguna razón, que un camión se acercó por esa carretera de reserva ”, dijo.

“Así que todos sus vecinos, ya sabes, sus tías y sus primos, agarraron sus sillas de jardín y los apoyaron fuera de la camioneta para ver lo que estaba pasando, y ella pudo tomar una de sus mantas y dársela a un anciano para el primer control de calidad. Para mí, la idea de ayudar a integrar este tipo de historias de éxito en las comunidades nativas es el resultado más importante de nuestro trabajo '.